Fundas para Khronos

Fundas para cartas de Khronos
 55 cartas 
Fecha de publicación: 2006

Medidas

Cantidad

Comprar

* El número y tamaño de cartas ha sido añadido y revisado a mano.
Reportar Error
Autores: Arnaud Urbon | Ludovic Vialla

En este juego de mesa, tomas el papel de un poderoso señor y su fiel compañero comprometido en una lucha por la influencia a lo largo del tiempo. El juego transcurre simultáneamente en tres períodos diferentes.

El juego comienza en la Edad Media, en el primero de los tres tableros de juego (la de las comandancias). Con cuatro cartas de acción en la mano por turno, tienes siete vueltas en las que desarrollar tus dominios mediante la construcción de diversos tipos de edificios militares, religiosos y civiles. Dependiendo de su tamaño, algunos edificios se mueven en el tiempo, lo que significa que se transfieren al mismo lugar en el tablero del Renacimiento y en el de la Época Moderna, como ruinas de edificios militares y religiosos (castillos, abadías,...).

Gracias al invento de los relojeros, y con suficiente dinero, puedes hacer que tus dos peones aventureros viajen en el tiempo... Porque si la construcción de ciertos edificios puede ser rentable, hacierse cargo de los dominios de los distintos tableros es esencial, ya que te permitirá ganar bonificaciones en la cuarta y la séptima ronda y situarte por delante de tus oponentes.

Jugando con el tiempo tiene sus consecuencias, ¡y puede producir resultados sorprendentes! Para dar sólo un ejemplo, una abadía creada en el tablero del Renacimiento podría ser destruida por un castillo construido más adelante en el juego en el mismo lugar, pero en el tablero de la Edad Moderna, y luego trasladarse a la otro tablero... ¡La abadía finalmente nunca existió!

En la cuarta y la séptima ronda, cada dominio controlado genera ganancias para los jugadores en función del tablero. En el tablero de la Época Moderna, un jugador que controla un dominio militar, es decir, el que tiene el mayor edificio militar, recibirá el valor de los edificios civiles en este dominio. En el tablero del Renacimiento, es el control religioso el que se tendrá en cuenta. En el tablero de la Edad Media, los jugadores que han poblado mejor los edificios civiles y restaurado las ruinas se asegurarán los mejores beneficios. La posibilidad de destruir y reagrupae edificios para unir o dividir dominios proporciona un gran nivel permanente de interacción entre los jugadores.